¿Quiénes Somos?


El Banco Pichincha  filial del Banco Pichincha Ecuador,  mayor banco privado, por capitalización y número de depositantes en este País; con su creciente y exitosa trayectoria en el sector financiero colombiano durante más de 50 años, como “Inversora Pichincha”, es autorizado para operar como Banco en junio de 2011.

Con sus líneas de crédito e inversión, el Banco Pichincha se convierte en un socio estratégico para sus clientes, pues aporta soluciones financieras para satisfacer sus necesidades con la seguridad y tranquilidad que le brinda su solidez.

Cuenta con canales de atención especializada como el call center, sistema de audio respuesta, portal transaccional, aplicación móvil y una red de oficinas localizadas en las principales ciudades del país.

Misión: Somos un Banco que, enfocado en la eficiencia, busca apoyar el crecimiento sostenible de nuestros clientes, colaboradores, accionistas y del país.

Visión: Ser un Banco de referencia en Colombia por la experiencia en el servicio, ofreciendo soluciones financieras adecuadas y centrando los esfuerzos hacia la anticipación de las necesidades de nuestro mercado objetivo.

Nuestros valores:

  1. Integridad: Actuamos de acuerdo con la ley y los valores éticos que promulgamos, respetando las normas vigentes en la comunidad y en la Organización.
  2. Responsabilidad: Cumplir con los compromisos hacia el Banco , empleados, clientes , accionistas y el medio ambiente. 
  3. Servicio: Los clientes externos e internos son la razón de ser de la Organización, por lo que nuestra obligación es proyectarnos permanentemente a la excelencia en el servicio. 
  4. Productividad e Innovación: Somos una organización que cuestiona continuamente su forma de trabajar ,  es autocrítica y crea productos, canales y servicios que generan valor a sus clientes.  Persigue siempre oportunidades para obtener cada vez mejores resultados, con la utilización racional de recursos y con los más altos estándares de excelencia.
  5. Solidaridad: Somos parte de una sociedad en desarrollo, por lo que nuestras políticas, estrategias y acciones deben contribuir a mejorarla.